rumbo a la monotonía

Día 1
(…)¿Por qué cuento los autobuses que pasan? Sin duda, porque son reconocibles y regulables: recortan el tiempo, dan ritmo al ruido de fondo. En última instancia son previsibles. Lo demás parece aleatorio, improbable, anárquico. Los autobuses pasan porque tienen que pasar, pero no hay nada que obligue a un vehículo a dar marcha atrás, o a un hombre que lleve una bolsa con una gran “M” de Monoprix, o a un coche que sea de color azul o verde manzana, o a un cliente pedir un café en vez de un semi… (…)

Día 2
(…) Pasan algunos autobuses. He perdido todo el interés por ellos. (…)

Tentativa de agotamiento de un lugar parisino.
Georges Perec.(1975)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s