día perdido

Hoy me he levantado necesitando acostarme. Me duelen las piernas, la espalda, la cabeza…el alma. Odio la condición femenina y esos malditos cinco días de cada mes. Me desmoraliza tanto…

Procuro ser consciente de mi cuerpo hasta el más mínimo detalle, de mis movimientos, y procuro controlarlos tanto como me sea posible. Pongo especial interés en mis pies. No arquearlos,  no estirarlos indebidamente cuando hago fuerza con mis piernas, no doblar los tobillos al andar, no contraerlos al estirarme… En resumen, no darles argumentos para deformarse. Y hoy… hoy me están matando.

Se me saltan las lágrimas a cada pasito que doy. Llevo todo el día con espasmos y calambres. Y mis huesos…

Dolor, dolor, dolor.

Siento que en estos días pierdo todo lo que trabajo durante el resto  del mes. Postura, fuerza, estabilidad, entereza, alegría, ánimo, determinación… Sé que es momentáneo y volverá a estar bien en unos días, pero me siento tan desanimada. Quiero gritar, llorar, enfadarme con el mundo, y desaparecer. No digo nada porque en cierto sentido me parece injusto y cruel, así que decido guardar silencio. Pero eso me hace sentir que nadie me entiende, que no me comprenden, que aquí, en mi casa, nadie vive lo que yo ni siente lo que yo, y tampoco les interesa.

No quiero preocupar a nadie, porque no es para preocuparse, pero me gustaría dormirme y no despertar nunca más. Pero como sé que en unos días cambiaré el chip, diré: Ojalá pudiera acostarme y despertar fresca de nuevo.

4 respuestas a “día perdido

  1. Hola Carmen. Y bueno, uno puede decir que lo entiende, pero nunca he tenido esos 5 días, pero si otras sensaciones. Vivo solo y como puedo, hago todas las cosas. Hace 2días, me había preparado una cena de canelones con las dos salsas. Saqué la fuente de vidrio del horno, serví los canelones y sin darme cuenta me quemé el brazo con la fuente.El movimiento de reflejo brusco, terminó con el plato,la fuente (hechos pedazos) en el piso y desparramados. Se acabó la cena. Una sensación de impotencia y angustía, ganas de llorar, bueno,Después, mas tranquilo, noté que el sobreviviente era el malbec (y yo).El vino fue. Mañana será otro día, que ya es mucho.Un abrazo

    1. Vaya, lo siento. Es chungo eso. A mi me gusta mucho cocinar, pero estoy enfadada con el horno, así que siempre le toca a alguien hacer de pinche…. Bueno, como tu dices, mañana será otro día. Un accidente lo tiene cualquiera =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s