aquellos días

Ese día me dijo: eres valiente, tienes fuerza, es algo que siempre admiraré de tí.

Aquella frase que durante años me habían repetido hasta la saciedad atravesó como una flecha mi persona, mi alma y, por primera vez en mi corta vida, ahí se quedó clavada.

Hay personas que son capaces de ver con tanta claridad las cosas que así te las hacen ver, y aquel día ocurrió. No he dejado de pensar qué fue diferente, qué vio él que no vieron otras personas, qué utilizó para darle consistencia a una frase tan vacía, qué hizo para dar justo en el centro de la diana.

Los días que he podido estar en su compañía han sido tan fáciles que no me he dado cuenta de que han pasado, habla, contesto, contesta, hablo. Puedo contarlo todo y ser yo, sin avergonzarme de ello.

Conseguí lo que siempre he querido: con lo poco que tengo, con mi pequeña naturalidad escondida tras unas apariencias difíciles de romper, hacer a una persona sonreír y sentirse cómoda.

Es como la sensación de volar, el despegue cuesta pero cuando quieres verlo, estás en el aire y todo, absolutamente todo, es accesible, visible, sensible. Esos días fueron un tal para cual, un paréntesis en el rutinario girar del mundo, un libro que escribimos sin darnos cuenta y que nadie va a poder borrar…

Anuncios

3 pensamientos en “aquellos días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s